El Puente del Humilladero, que con sus dos arcos cruza el río Molino, es una construcción de mampostería levantada en 1873 por Fray Serafín Barbetti. Su nombre se deriva del esfuerzo que antes de la existencia del puente debían hacer los pobladores para subir la pendiente con pesadas cargas hasta la plaza mayor de Popayán. La vía era tan inclinada que muchas veces la gente tenía que subir casi de rodillas.