Ir al contenido

Colombia Guía oficial de viajes

Laguna de Tota: playa de clima frío

La Laguna de Tota queda en Boyacá, departamento de la región Andina de Colombia caracterizado por el verdor de los paisajes, la fertilidad de la tierra y la nobleza de su gente. Está rodeada de pueblitos y de una belleza natural que da mucha paz. ¡Sumérgete en su exuberancia!

Hacia la laguna de Tota y los pueblos vecinos

Haga click sobre la imagen para ampliarla Vista de la Laguna de Tota en Boyacá / Fot. Usuario de migd.

Vista de la Laguna de Tota en Boyacá / Fot. usuario de Flickr migd.

A Tota se accede por tierra y la forma más fácil de llegar es desde Bogotá a través de la Autopista Norte que conduce a Tunja, la capital de Boyacá, apostada en un recorrido que incluye varios municipios. Después se llega a Sogamoso, desde donde se emprende el camino hacia la vistosa laguna de 60 km2.

En Sogamoso, conocida como la ciudad del sol y del acero, la detención es necesaria para conocer el santuario de la Virgen de Morcá, el Museo Arqueológico y el solemne Templo del Sol, un lugar que recoge la sabiduría de las familias indígenas que habitaron la región.

En el camino hacia Tota hay un sinnúmero de lugares maravillosos para conocer.

Desde ahí hay una salida hacia la ciudad de Yopal (capital del departamento del Casanare), caracterizada por hermosas panorámicas de la región que se extienden hasta el punto conocido como El Crucero, donde inicia la ruta definitiva a la laguna de Tota, entre cultivos de papa, cebolla larga y arveja.

La distancia desde Sogamoso es sólo de 29 km,  pero el tiempo se alarga porque en el trayecto debe ascenderse desde los 2.560 metros hasta 3.015 metros sobre el nivel del mar. Además, la belleza del paisaje obliga a hacer detenciones necesarias y pertinentes.

Tres islas y una hermosa playa en las alturas

Haga click sobre la imagen para ampliarla Las playas de la Laguna de Tota se confunden con las del mar / Fot. Usuario de Flickr saminblue.

Las playas de la Laguna de Tota se confunden con las del mar / Fot. Usuario de Flickr saminblue.

Tota significa “Tierra para la labranza” en lengua indígena. La laguna de dicho nombre es una inmensa formación natural de agua dulce cuya mayor profundidad alcanza los 61 metros. Sus aguas tiernen una temperatura de entre los 0º y 12º C en medio de las cuales sobresalen tres pequeñas islas llamadas Cerro Chiquito, Santa Helena y San Pedro, también conocidas como del Amor, La Ballena y San Pedro.

Además de los  cultivos señalados, los alrededores de la laguna están enmarcados por árboles conocidos como sauces llorones, mientras que sus aguas son fuente de la trucha arco iris, un pescado que en la región preparan de muchas y exquisitas formas.

Las tres islas de Tota son Cerro Chiquito, Santa Helena y San Pedro.

En las orillas de la laguna aparece el municipio de Aquitania, pintoresco lugar donde se rinde homenaje al cultivador de cebolla, planta que se produce por toneladas en esta zona. Una suculenta trucha y un refrescante café en el pueblo antes de continuar el agradable paseo en las inmediaciones de Tota y una exótica playa de clima frío llamada Playa Blanca.

Playa Blanca es como una ensenada que forman las aguas de Tota y que se distingue precisamente por las arenas blancas. El apacible lugar resulta ideal para alquilar una lancha, caminar y acampar así como para practicar deportes náuticos y la navegación. Todos los años hay un campeonato anual de pesca y  de deportes náuticos.

Pueblos típicos que rodean la laguna

Haga click sobre la imagen para ampliarla En paisajes como este se sumergen Iza y Cuitiva. / Fot. Usuario de migd.

En paisajes como este se sumergen Iza y Cuitiva.

Sin tener que emprender regreso por el mismo sendero de llegada, se  puede terminar de dar la vuelta a la laguna, hacia otros pueblos circundantes como Tota, Cuitiva e Iza, todos tranquilos y típicos de la región boyacense. A ellos los caracteriza su arquitectura tradicional, entre campesina y colonial.

En el parque central de Cuitiva se destaca el monumento a Bochica y la réplica de la laguna Tota, mientras que en Iza es imprescindible disfrutar de sus aguas termales, conocer y adquirir las artesanías, probar también nuevas presentaciones de trucha y, por supuesto, deleitarse con el siempre panorama verde que regala el departamento de Boyacá.

¿Te gustó la laguna de Tota? Tal vez quieras saber más de Boyacá.

.
CON EL APOYO DE:

Ministry of Commerce, Industry and Tourism Fondo de Promoción Turistica Proexport entidad que promueve el turismo, la inversión extranjera y las exportaciones en Colombia

Más Portales Proexport