Ir al contenido

Colombia Guía oficial de viajes

Cundinamarca, viaje por la mitología en las cercanías de Bogotá

Haga click sobre la imagen para ampliarla Pueblo nuevo de Guatavita / Fot: Hernando Díaz Berrío.

Pueblo nuevo de Guatavita / Fot: Hernando Díaz Berrío.

En el corazón geográfico de Colombia se encuentran maravillosos lugares llenos de historia y mitos. En Cundinamarca los indígenas Muiscas crearon leyendas que explican los orígenes del mundo; tal es el caso de la leyenda del Salto de Tequendama o del origen de el pueblo muisca o la de la Laguna de Guatavita.

Guatavita, laguna dorada

Tras un recorrido de 65 kilómetros desde Bogotá, lleno de pinos, árboles y arbustos que dan la impresión de estar lejos de toda civilización, se abre paso un pueblito mágico, lleno de leyendas y casas que evocan un lugar de colonos embriagados por la belleza del paisaje.

Según la leyenda, sobre las aguas de Guatavita navegó la Balsa Muisca. De ahí nació El Dorado.

Guatavita esconde el secreto del Dorado. Cuenta la leyenda que el heredero del del Cacique cubrió su cuerpo en polvo de oro y en una balsa hecha del mismo material, navegó hasta el centro de la laguna para arrojar ofrendas en oro macizo a los dioses. Al final saltaba y se bañaba en el agua fría. Así empezaba una nueva era con un nuevo cacique.

El pueblito, réplica de la antigua Guatavita, está lleno de casitas de paredes blancas con tejados de barro que admiran el verdor de la laguna, hoy sumergida el embalse Tominé. En la plaza principal, mujeres amables venden dulces multicolores hechos de fruta, leche y pan.

Embalse de Tominé, un antiguo pueblo bajo el agua

Haga click sobre la imagen para ampliarla Embalse de Tominé, donde la antigua Guatavita está sumergida / Fot: Usuario de Flickr Wladimir Valdes.

Embalse de Tominé, donde la antigua Guatavita está sumergida / Fot: Usuario de Flickr Wladimir Valdes.

Antes Guatavita quedaba donde hoy descansa el embalse Tominé, creado para surtir a Bogotá y los pueblos cercanos de energía eléctrica. Sus mayores atractivos son los paseos en lancha hasta la isla en medio del lago o la práctica de deportes náuticos como el kayak. En el fondo del embalse está dormida y sumergida la antigua Guatavita, con cada una de sus casitas blancas recubiertas de musgo y moho color verde esmeralda.

En Tominé pueden hacerse caminatas alrededor del embalse o cabalgatas al lomo de un equino de raza colombiana e incluso de una noche de camping. Ya que esta tierra está llena de historias, ¿por qué no visitar el museo indígena y descubrir la cultura que ocupó buena parte de Cundinamarca?

El embalse del Neusa, el Parque Chingaza y La Catedral de Sal de Zipaquirá

Haga click sobre la imagen para ampliarla Catedral de Sal de Zipaquirá.

Catedral de Sal de Zipaquirá.


Uno de los mejores lugares para acampar, hacer una comida campestre y practicar deportes náuticos es el embalse del Neusa, a 80 kilómetros de Bogotá (hora y media), saliendo por el norte de la ciudad. Se caracteriza por un clima helado y unas aguas que se ven verdes al reflejar el cielo en los días soleados y de cielo despejado.

Gracias a su altura de 3000 m.s.n.m, su temperatura promedio es de 10 ºC, aunque los días más fríos pueden llegar a los-3 ºC, por lo cual el uso de un abrigo es indispensable. El momento ideal para visitar este embalse es enero, ya que el tiempo es seco y da espacio a los días más calurosos. El Neusa es ideal para pasear en bote, pescar truchas y practicar senderismo.

Cundinamarca está llena de lagunas, leyendas y pueblitos mágicos.

El Parque Natural Chingaza era un centro ceremonial de los Muiscas. Hoy es un páramo hogar de frailejones y especies en vía de extinción como los osos de anteojos, pumas y el imponente del cóndor de los Andes. Al mirar el paisaje, parece sacado de historias épicas donde los lugares mágicos se toman la escena y una laguna hermosa duerme en el medio.

En este departamento también hay espacio para el turismo religioso. Se destaca la Catedral de Sal de Zipaquirá, una maravilla tallada en piedra y sal mineral que lleva a hacer un recorrido subterráneo por las estaciones del viacrucis iluminadas con luces multicolores.

Otros lugares para conocer en Cundinamarca

  • Suesca: lugar perfecto para la escalada en roca, camping, rappel y senderismo.
  • La Peña: se puede practicar rappel en sus cascadas La Quijana y El Chispón.
  • Nimaima: escenario para la práctica de rappel en las cascadas La Punta, El Palmar, Barandillas y El Cajón.
  • Panaca Sabana: una granja interactiva para disfrutar en familia.
  • Artesanías: Artículos en lana.
  • Girardot y Anapoima: Lugares de tierra caliente, perfectos para disfrutar del sol.

¿Quieres saber más? visita Cundinamarca Mía.

Descubre más sobre Cundinamarca...

.
CON EL APOYO DE:

Ministry of Commerce, Industry and Tourism Fondo de Promoción Turistica Proexport entidad que promueve el turismo, la inversión extranjera y las exportaciones en Colombia

Más Portales Proexport