Ir al contenido

Colombia Guía oficial de viajes

Encuesta

¿Usa aplicaciones para dispositivos móviles con información sobre destinos cuando viaja por Colombia o en otros países?

Resultados
Get information

Cali: el alma de la salsa

Por: Amanda Sutherland
www.mantarayatravel.com

Ubicada al suroccidente de Colombia y construida en la mitad de extensos valles con fértiles tierras en donde abunda la caña de azúcar, se encuentra Cali, una cálida ciudad con perceptible ambiente fiestero y mucha salsa.

Fueron cuatro días de estadía en esta hermosa ciudad y desde el primer momento recibí la acogida de sus lugareños que de manera muy amable me mostraron toda su cultura y las múltiples actividades que se desarrollan alrededor del tropical género de la salsa, música arraigada desde hace mucho tiempo en los corazones y costumbres de los caleños.

Una vez logré palpar el gusto popular por este ritmo, me vi en la necesidad de acudir a unas cortas clases de baile, con el fin de no desentonar en las múltiples fiestas callejeras y privadas que a diario se dan en esta calurosa ciudad.

Una vez logré palpar el gusto popular por este ritmo, me vi en la necesidad de acudir a unas cortas clases de baile, con el fin de no desentonar en las múltiples fiestas callejeras y privadas que a diario se dan en esta calurosa ciudad.

Fue entonces que acudí a “Rucafé”, una de las muchas escuelas de danzas clásicas. Aquí, fui recibido por una pareja de bailarines profesionales quienes me enseñaron, al ritmo de la canción titulada “Cali Pachanguero”, los pasos y movimientos básicos del baile de la salsa.

Una vez terminada mi primera sesión de baile, los instructores me invitaron a tomar algo para calmar la sed y el calor que produce una hora seguida de rápidos y rítmicos movimientos. Esperaba entonces recibir un frío refresco o soda, pero fue entonces cuando me dieron a probar una típica bebida refrescante llamada “cholado”, elaborada con hielo, fruta picada, leche condensada y un poco de salsas dulces de diferentes colores, combinación que le regala a tu garganta una refrescante sensación.

El Campeonato Mundial de Salsa en Cali es un espectáculo único, lleno de alegría.

A la mañana siguiente, mis huesos y músculos sentían el trajín de mis clases de baile, una sensación extraña para mí, pues no podía creer cómo el baile puede ser un ejercicio tan fuerte y completo. Ese mismo día, tuve la suerte de asistir al Campeonato Mundial de Salsa que se desarrollaba por esos días. Fue un evento inolvidable en donde participaban grupos y parejas de salsa de todas partes del mundo, exponiendo cada uno sus mejores repertorios en cuanto a ritmo y corografías se refiere.

El Campeonato Mundial de Salsa es un espectáculo único, lleno de alegría y muy buena vibra entre los espectadores al concurso.

Fue impresionante ver cómo varias de las parejas participantes realizaban un típico paso, en el cual el hombre toma a la mujer, y al movido ritmo de la música, la agarra de sus manos, la pasa por en medio de sus piernas y en un segundo ella está montada encima de él, para posteriormente bajarla y continuar moviendo las piernas en no más de 40 centímetros cuadrados.

Los bailarines de salsa mueven las piernas en no más de 40 centímetros cuadrados.

Una vez terminado el concurso me dirigí junto a mis anfitriones a un club nocturno o bar de pura música salsa. Era obvio… la noche siguió al mismo ritmo en que había estado los últimos tres días.

A la mañana siguiente y para tomar un descanso de la constante energía rumbera de esta ciudad, decidí conocer más sobre la cultura, historia y actividades de esta región de Colombia. Entonces, tomé camino hacia la parte rural del departamento del Valle del Cauca, encontrándome con paisajes que me recordaron la romántica novela de Jorge Isaacs, “María”, que se desarrolla en la Hacienda El Paraíso, una inmensa casa rodeada de jardines e imponentes árboles y que, por fortuna, tuve el honor de conocer.

El Valle del Cauca, cuya ciudad capital es Cali, ha sido durante mucho tiempo uno de los departamentos de mayor aporte al crecimiento de la economía colombiana, gracias a sus múltiples industrias y a los ingenios que son empresas agroindustriales dedicados al cultivo y procesamiento de la caña de azúcar y a la producción de sus derivados.

Así mismo, visité varias haciendas y casas de ingenios, todas estas con rica historia en el desarrollo del departamento y con una característica en común y es que al entrar pareciese que el tiempo se hubiese detenido, como si sus dueños y familias un día se hubiesen ido de vacaciones para nunca más volver. Estas casas son como pequeños museos que muestran la historia de una importante región del país.

En mi última noche, ya nuevamente en Cali, fui a conocer más de las calles de la ciudad, como la Zona Rosa y el bario Granada. Aquí, pude deleitarme con la gastronomía valluna, como el plátano maduro con queso y bocadillo, el “champús”, una bebida a base de maíz, azúcar y lulo y el sancocho, una exquisita sopa elaborada con plátano, papa, pollo o carne y aderezos hechos con tomate y cebolla, un plato típico el cual mi paladar nunca olvidará.

Al terminar mi cuarto día en Cali, pensé en que pronto tendría que volver a esta ciudad para seguir disfrutando de su gente, su historia y su cultura. En ese mismo instante, me enteré que aún me falta conocer el evento más importante. ¡Qué locura! No podía creerlo. Creí que la ciudad estaba de carnaval durante los días de mi visita, pero no fue así. Cada mes de diciembre, la ciudad toma más energía y se viste de fiesta para disfrutar la famosa Feria de Cali, un culto a la diversión y la música salsa. ¡Allá estaré!

.
CON EL APOYO DE:

Ministry of Commerce, Industry and TourismFondo de Promoción TuristicaProexport entidad que promueve el turismo, la inversión extranjera y las exportaciones en Colombia

Más Portales Proexport