Ir al contenido

Colombia Guía oficial de viajes

Encuesta

¿Usa aplicaciones para dispositivos móviles con información sobre destinos cuando viaja por Colombia o en otros países?

Resultados
Get information

Ruta Comunera: germen de la Independencia

Haga click sobre la imagen para ampliarla Puente de Boyacá

Puente de Boyacá / Fot: H. López B.

La Ruta Comunera tiene inicio en Santander, tierra de deportes de aventura por excelencia y finaliza en la fría y hermosa Sabana de Bogotá. Se consagra como una de las rutas en las cuales iniciaron los sentimientos nacionalistas que llevaron a la independencia casi treinta años antes de que se materializara.

Esta es una de las áreas más diversas de Colombia: montañas y pueblos para el turismo rural, caídas de agua, ríos y cañones para los deportes extremos y de aventura y ahora este recorrido cultural que lleva a hacer un viaje en el tiempo hasta la colonia.

Un poco de historia

La Ruta Comunera atraviesa Boyacá, Santander y Cundinamarca.

La “Revolución Comunera” inició en el municipio de Socorro en el departamento de Santander, Colombia, el 16 de marzo de 1781. El motivo: la Corona Española instauró un nuevo impuesto sobre el algodón y los hilados además del monopolio del aguardiente y el tabaco para financiar la guerra de la Armada de Barlovento contra Inglaterra.

El pueblo no aceptó estas medidas dada la pobreza en la que ya vivía la mayoría y a esta protesta se unen los comerciantes y hacendados, provocando una revuelta de 20.000 personas, para dar vuelta atrás a la medida. La heroína que dio el grito contra el documento fue Manuela Beltrán y fue el detonante de los eventos posteriores.

Haga click sobre la imagen para ampliarla Busto de Manuela Beltrán en Socorro, Santander.

Busto de Manuela Beltrán en Socorro, Santander / Fot: H. López B.

La masa atravesó Santander, Boyacá y Cundinamarca y logró la firma por parte de la Audiencia de unas capitulaciones que accedían a las 35 demandas presentadas por los comuneros. Dichas capitulaciones fueron rechazadas por el Virrey, lo cuál propició un nuevo levantamiento que esta vez tuvo un final menos afortunado: muchos de los comuneros fueron ejecutados, enviados a África y encarcelados por las autoridades del momento.

Sin embargo, a esta lucha comunera se debe el sentimiento nacionalista que más tarde vio nacer la independencia del país, además de proporcionar, antes de la Revolución Francesa, una serie de reivindicaciones sociales, políticas y económicas que constaron en las 35 demandas de los comuneros.

La ruta comunera: toda una aventura

Santander

Haga click sobre la imagen para ampliarla Monumento a la Santanderianidad en el Parque Chicamocha, Santander.

Monumento a la Santanderianidad en el Parque Chicamocha, Santander / Fot: H. López B.

El camino debe empezar en Socorro, población en la cual la revuelta comenzó. Ahí, hay hermosas casas e iglesias coloniales adornadas por enormes piedras amarillas talladas por artesanos y obreros de la época. La ciudad tiene varios museos y senderos así como varios ríos en las cercanías para hacer canotaje. Uno de sus mayores atractivos es el Convento de los Capuchinos, por su hermosa fachada.

Hacia el norte hay dos poblaciones cuya visita no puede perderse. Se trata de San Gil, con su iglesia principal y su parque de majestuosa naturaleza y árboles barbados conocido como El Gallineral. A veinte minutos de está Barichara, el pueblito más lindo de Colombia con un ambiente pacífico y la arquitectura colonial mejor conservada de todo el país. Es famosa también por sus artesanías en fique y su avasallador mirador.

A lo largo de la Ruta Santander pueden practicarse deportes de aventura.

Otro punto cercano a Barichara es Guane, antiguo hogar de los indígenas Guane. Aquí hay un bonito camino real y un museo antropológico y arqueológico. A tres horas de Socorro está Bucaramanga, la capital de Santander. En la periferia de la ciudad se encuentra el maravilloso Cañón de Chicamocha y su parque temático, el cual posee un teleférico de 6,5 kilómetros que comunica con la Mesa de los Santos, desde donde puede verse el cañón en su totalidad.

Boyacá

Después del recorrido por Santander se desciende hacia el sur y se atraviesa Boyacá para hacer un recorrido por el departamento. Varias de las poblaciones de la Ruta Libertadora también se atraviesan en la Comunera. Ejemplo de ello son Tunja, capital boyacense, Paipa y el Pantano de Vargas, el Puente de Boyacá.

Cundinamarca

Haga click sobre la imagen para ampliarla Plaza de los Comuneros en Zipaquirá.

Plaza de los Comuneros en Zipaquirá / Fot: H. López B.

Para llegar a Cundinamarca deben atravesarse las provincias de Mogotes, Simacota, Charalá, Oiba y Suaita, hasta llegar a Zipaquirá, donde se firmaron las Capitulaciones. Ahí se puede visitar la Catedral de Sal, primera maravilla de Colombia.

Ya llegando a Bogotá, en las afueras de la ciudad, está Chía. Ahí está un hermoso puente el cual atravesó Simón Bolívar años más tarde para atacar a Santafé (hoy Bogotá). Una vez en la capital colombiana, hay que conocer la Plaza de Bolívar, lugar donde ejecutaron a los líderes de la Revolución Comunera.

Vías de acceso

Esta ruta tiene acceso tanto terrestre como aéreo.

Si se parte desde Bogotá, se toma la vía a Tunja y de ahí a Socorro, el tiempo en carretera es de aproximadamente cinco horas. Hay dos maneras de llegar: la primera es salir por Chocontá, atravesar el área del Puente de Boyacá hasta llegar a Tunja. Otra manera más corta es salir por Zipaquirá, visitar la Catedral de Sal e ir hasta Chiquinquirá. Ambas rutas se encuentran en un municipio llamado Barbosa.

Si, por el contrario, se parte de Bucaramanga son sólo tres horas. A Bucaramanga puede accederse por avión en cualquiera de las aerolíneas con vuelos nacionales.

Sigue los pasos de la Independencia

.
CON EL APOYO DE:

Ministry of Commerce, Industry and Tourism Fondo de Promoción Turistica Proexport entidad que promueve el turismo, la inversión extranjera y las exportaciones en Colombia

Más Portales Proexport