Ir al contenido

Colombia Guía oficial de viajes

Inicio > Official Bloggers > Gorka Andueza > Un Zeppelin Sobrevuela Zipacón

Somos una comunidad de extranjeros que vivimos y sentimos Colombia. Aquí encontrarás crónicas de nuestros viajes, llenos de vivencias, sensaciones, sabores, y olores de Colombia. Los invitamos a que conozcan nuestras experiencias.

(*) Colombia.travel y Proexport Colombia no se hace responsable por las opiniones personales presentadas por cada blogger.


Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en FlickerSíguenos en Youtube

Un Zeppelin Sobrevuela Zipacón

Primer post oficial del año. Ahora comienza el proyecto como tal y aunque pensé dedicar este primer post a Bogotá como tal, a última hora decidí darle ese honor a un grupo de chicos con los que tengo el honor de jugar a ese infravalorado deporte que es el rugby. Con ustedes, Zeppelin Rugby Club, en su concentración de fin de semana en el municipio de Zipacón.

Sábado por la mañana, 7 a.m. para ser exactos, fue la hora programada para salir desde Bogotá hacia Zipacón, vecino municipio de Cundinamarca. Para no perder la costumbre, casi nadie llegaó puntual a la cita y nos tocó esperar en la calle 13 con Avenida Boyacá durante muchos minutos. Cansados de esperar y después de dar cuenta de nuestro primer desayuno del día (como buenos deportistas, nos toca desayunar varias veces), salimos en coche dirección oriente para llegar a Zipacón una hora después.

No tenía ninguna referencia sobre el pueblo, a excepción de su famoso pan de maíz, por lo que fue una grata sorpresa encontrarme con un muy bonito pueblo, pequeño, de unos 8000 habitantes. Aparcamos en coche en la plaza, y dimos un pequeño paseo entre las calles adoquinadas alrededor de la plaza principal. Mientras llegaban los demás, fuimos a una panadería que nos recomendó un habitante del pueblo, para probar el famoso pan de maíz.

Acompañado de un rico masato (bebida a base de arroz fermentado, con dulce y canela), probamos el delicioso pan de maíz, relleno de queso. Claro ejemplo de la tradición de Zipacón, el pan de maíz se ha convertido en un atractivo para los visitantes.

Otra pequeña vuelta alrededor de la plaza, la iglesia, el museo del disco (único en Colombia y uno de los 5 del mundo) y las casas típicas de la plaza, nos dirigimos al campo de futbol.

Situado en lo alto del pueblo, junto a la plaza de toros, nos tocó esperar un poco más bajo el ardiente sol, a que llegaran el resto de compañeros. Decir que la alcaldía de la localidad nos colaboró con el campo de forma gratuita y hay serias intenciones de mantener contacto continuo entre la localidad y nuestro club para futuras colaboraciones.

Tras un largo y buen entrenamiento, y ya con el sol menos intenso, nos fuimos a merendar. Una vez más, a comer pan de maíz.

Cabe decir, que en el pueblo se dejó notar nuestra presencia, ya que a pesar de que Zipacón recibe cada vez más turistas, el tener en la pequeña localidad a un grupo de unos 20 chicos, en ropa de deporte, y con balones con forma de melón, creó expectación.

Después de la merienda, fuimos a la finca que la familia de H. (un miembro del equipo) tiene en las afueras del pueblo. En la finca vimos parte del partido del 6 naciones de rugby y acto seguido nos pusimos con la logística de las tiendas de campaña.

Con todo bien armado, llegó el momento importante del día, el asado.

Unos cuantos kilos de carne, patatas y yuca y un poco de cerveza para acompañar la velada. No se puede pedir más.

Con el estómago llenó, subimos a la zona de acampada. Alguno se fue a dormir, otros a mirar las estrellas de una bonita noche, y la mayoría nos quedamos a la luz y calor de una hoguera conversando y quemando malvaviscos.

El domingo por la mañana, tras un pequeño desayuno a cargo de la mama de H., fuimos en grupo a unos terrenos aledaños para ayudar en la limpieza del terreno. El campo con mucha pendiente y el sol que ya empezaba a calentar, ayudó a prepararnos para el posterior entrenamiento, que se desarrolló como el día anterior en el campo de futbol de Zipacón, pero antes, otro desayuno en el pueblo, pero esta vez en otro local.

Entrenamiento largo y después retirada. Algunos salieron a Bogotá directos y otros pasamos a comprar más pan para cumplir con los recados que nos habían dejado amigos de Bogotá.

Otra hora de vuelta a la ciudad y se dio por concluido el paseo del equipo.

Como nota final, agradecer a H. y familia por su hospitalidad y a la entera población de Zipacón, que se acercaron a nosotros con curiosidad, y mucha amabilidad.

Un pueblo pequeño, bonito y tranquilo. Ideal para pasar una tarde o un fin de semana, con bastante que ofrecer en temas de naturaleza, gastronomía y cultura.

Etiquetas: Sin etiqueta
Calificar el artículo
4 Votos

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado
Invitado Viernes, 31 Octubre 2014
.
CON EL APOYO DE:

Ministry of Commerce, Industry and Tourism Fondo de Promoción Turistica Proexport entidad que promueve el turismo, la inversión extranjera y las exportaciones en Colombia

Más Portales Proexport