Ir al contenido

Colombia Guía oficial de viajes

Inicio > Official Bloggers > Álvaro Jiménez Arques > Los encantos del desierto de la Tatacoa (I)

Somos una comunidad de extranjeros que vivimos y sentimos Colombia. Aquí encontrarás crónicas de nuestros viajes, llenos de vivencias, sensaciones, sabores, y olores de Colombia. Los invitamos a que conozcan nuestras experiencias.

(*) Colombia.travel y Proexport Colombia no se hace responsable por las opiniones personales presentadas por cada blogger.


Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en FlickerSíguenos en Youtube

Los encantos del desierto de la Tatacoa (I)

El Departamento del Huila, al sur de Cundinamarca alberga un territorio único para explorar. A mi juicio, a día de hoy, el turismo colombiano se encuentra en ese punto ideal, sin llegar a ser masificado e industrial; en el que el visitante puede sentirse viajero, no un simple turista tipo, y donde puede también sentirse descubridor de sitios privilegiados y con esencia. Conocidos, sí, pero no sobreexplotados.

Uno de esos lugares clave es el desierto de la Tatacoa. Al menos lo fue para un aprendiz de viajero como yo. Con tiempo y alegría, se pueden salvar los 325 km que separan Neiva de Bogotá en autobús y disfrutar las 6 horas de viaje mirando al horizonte, tomando maltas, conversando y escuchando vallenatos; un buen viajero convertirá el trayecto en parte intrínseca de su viaje. Para los que teníamos solo un fin de semana disponible, el medio de transporte que se ofrecía era el avión. De nuevo con la extinta Aires, volamos durante una media hora en un pequeño avión de hélices. Ignacio, planificador de escapadas como ninguno, había contactado con un hospedaje en el desierto que nos hizo llegar un transporte al aeropuerto.

Colocamos las mochilas junto a nosotros dentro de la camioneta y arrancamos hacia el desierto. Durante la hora y media de recorrido el paisaje fue tornando gradualmente a más árido. En la parte de atrás entraba el aire cálido y se sentía el olor penetrante de vegetación viva. Recuerdo cerrar los ojos y respirar profundo, evocando en el junio opita la primavera española que me estaba perdiendo.

La oscuridad era casi completa en aquella noche de cielo cubierto. El sonido de los grillos era denso y los mosquitos zumbaban alrededor de la bombilla mientras cenábamos bajo la techumbre de hojalata del comedor al abierto. Después cogimos unas sillas y nos sentamos a mirar al cielo, buscando claros ocasionales para avistar alguna estrella. Cuando volvimos a las cabañas, empezó a llover.

Y es que la Tatacoa o el Valle de las Tristezas, ambos nombres dados por los españoles, es un bosque seco tropical; casi desértico. En sus 330 km2 hay dos zonas diferenciadas cromáticamente por la abundancia de materiales: la zona arenosa gris de Los Hoyos y los ocres arcillosos del Cuzco. Nuestro plan era visitarlos en ese orden.

La zona de Los Hoyos se caracteriza por su color grisáceo, de tonalidades apagadas. Es extensa y la vegetación allí es rala, como una alfombra vegetal desgastada por la erosión. Cactus, hierbas bajas y pequeños arbustos que crecen aprovechando la humedad y la sombra de los surcos formados en las torrenterras. Caminamos un rato largo por algunos cañones, hasta llegar al 'Valle de los Fantasmas', llamado así por las enigmáticas formas de sus paredes, que parecen fantasmas de tunicas grises, esculpidos con arte y precisión por las corrientes de agua. El grupo se quedaba rara vez callado, pero cuando lo hacía, allí se percibía el silencio era absoluto.

Tuvimos la suerte de contar con un magnífico guía, que nos iba llevando en su mototaxi por los lugares más interesantes. Nos habló con preocupación sobre el futuro de la Tatacoa, de su Tatacoa. En Villavieja se decía que había intentos por comprar parte del desierto para explotarlo turísticamente a gran escala y sus palabras transmitían impotencia mientras señalaba a lo lejos la casa solitaria y deshabitada en la que se crió y creció junto a sus hermanos, antes de dejar el desierto y trasladarse al núcleo.

Continúa...

Calificar el artículo
4 Votos

Comentarios

Invitado
Maribel Garcia Domingo, 29 Julio 2012

Hola lei tu reportaje esta suer interesante, me podrias indicar si hay hospedaje en el desierto...? Nosotros tenemos una camioneta sera mejor ir en mototaxi o en la camioneta???

Responder Cancelar
Álvaro Jiménez Arques
Álvaro Jiménez Arques
Nací en Bilbao en septiembre de 1985. Allí, y en el pueblo de mis abuelos matern
El Usuario no está conectado
Álvaro Jiménez Arques Jueves, 02 Agosto 2012

Hola Maribel:

En el desierto hay varios hospedajes, siento no poder recomendarte ninguno en concreto por normas de la comunidad de blogueros, pero sí que puedes visitar este sitio y elegir el que más te guste: http://www.posadasturisticasdecolombia.com/destino/desierto-de-la-tatacoa-colombia/

Lo bueno de ir con un guía local en mototaxi es que os contará historias y os enseñará los lugares más bonitos. Pero si preferís podéis ir en camioneta y explorar el desierto a vuestro aire, hay pistas, pero a la mayoría de sitios se accede a pie. También conocí gente que acampaba libremente y hacía excursiones en bicicleta.

Invitado
Irma Mosquera Becerra Lunes, 04 Febrero 2013

Hola buenas noches,gracias a Dios,tuve la oportunidad de conocer este precioso sitio ahora en el mes de enero/2013,fantastico, felicitaciones,tuve en la piscina, muy bien cuidada, el que tenga la oportunidad de ir no se la pierda, por eso cada dìa adoro mi Colombia, por todo lo hermoso que tenemos,habitantes de Villa Vieja, luchemos por la conservaciòn d este sitio tan hermoso.Patrimonio de cada uno de ustedes.

Deja tu comentario

Invitado
Invitado Jueves, 23 Octubre 2014
.
CON EL APOYO DE:

Ministry of Commerce, Industry and Tourism Fondo de Promoción Turistica Proexport entidad que promueve el turismo, la inversión extranjera y las exportaciones en Colombia

Más Portales Proexport