Ir al contenido

Colombia Guía oficial de viajes

Inicio > Official Bloggers > Espacio de Bloggers > Álvaro Jiménez Arques

Somos una comunidad de extranjeros que vivimos y sentimos Colombia. Aquí encontrarás crónicas de nuestros viajes, llenos de vivencias, sensaciones, sabores, y olores de Colombia. Los invitamos a que conozcan nuestras experiencias.

(*) Colombia.travel y PROCOLOMBIA no se hace responsable por las opiniones personales presentadas por cada blogger.


Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en FlickerSíguenos en Youtube
Álvaro Jiménez Arques

Álvaro Jiménez Arques

Nací en Bilbao en septiembre de 1985. Allí, y en el pueblo de mis abuelos maternos, la villa marinera de Santoña, crecí junto a mi familia. Cursé Ingeniería en Informática en la Universidad de Deusto. En 2009 trabajé en el norte de Italia e inicié la carrera de Periodismo de la Universidad del País Vasco. En 2010 obtuve una Beca de Informática del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y, tras formarme en Madrid, trabajé durante un año como asesor y responsable de Sistemas en la Oficina Económica y Comercial de España en Bogotá. Eso me permitió conocer el país, integrarme y enamorarme de sus paisajes y rincones y de la alegría de sus gentes. También tuve la oportunidad de visitar Perú, Ecuador y México. Tras residir un trimestre en Dublín, Irlanda, formándome en idioma inglés, regresé a trabajar a Italia, esta vez en Monza, donde me encuentro actualmente.

Entradas del blog etiquetadas en indígenas

Amazonía colombiana y Triple Frontera (II)


Al día siguiente comenzamos con una caminata por un sendero habilitado a través de la selva, mientras nos iban contando acerca de las diferentes especies de plantas, árboles, insectos y aves. De entre todos, me llamó la atención uno que mudaba periódicamente de corteza para liberarse de otras plantas parásitas y me quedé sobrecogido con el tamaño de las raíces, que serpenteaban enormes y se entremezclaban por el suelo, compitiendo entre sí. Bordeamos la base de una acacia impresionante de 50 metros antes de llegar a la que teníamos que trepar, de unos 15 metros menos. Mediante dos cuerdas verticales, teníamos que llegar a la copa, impulsándonos primero con las piernas y subiendo los enganches de las manos después, que se fijaban a la cuerda. Una especie de movimiento de gusano de seda y un buen ejercicio para los antebrazos. Como casi siempre, el esfuerzo merece la pena, ya que arriba el premio era para los sentidos.
.
CON EL APOYO DE:

Ministry of Commerce, Industry and TourismFondo de Promoción TuristicaProexport entidad que promueve el turismo, la inversión extranjera y las exportaciones en Colombia

Más Portales Proexport